Metodología

Como estudiante de asignaturas como Metodología de la Enseñanza del inglés mientras cursaba la Licenciatura de Filología Inglesa me prometí a mí misma que mis clases, si daba alguna vez clases, serían divertidas y originales ¡¡pero de verdad!! y sobre todo, enfocadas a las necesidades particulares de cada alumno.

 

Por eso imparto casi siempre sólo clases individuales para garantizar los resultados que mis alumnos actuales obtienen (sobresalientes) por lo general.

 

En este último curso he conseguido que un alumno de insuficientes y totalmente desmotivado en inglés pase de tener de notas muy bajas a sacar sobresalientes. 

 

Podría rentabilizar mi trabajo mucho más si tomase grupos de 5 alumnos a la vez pero yo quiero que mis clases sean realmente efectivas para el aprendizaje del inglés.

 

Yo quiero ver resultados y quiero que vosotros los veáis también.

 

Repasar el vocabulario del cole de vez en cuando no está mal, y lo puedo hacer, e improvisar algún ejercicio divertido para que le sea más motivador hacerlo, pero considero que para aprender de memoria como se escribe tal o cual palabra, lo pueden hacer ellos mismos como parte de sus deberes. Pues ayudar a memorizar realmente no es mi especialidad, además de que me parece que se desperdicia mucho tiempo valioso en el que podrían estar hablando u haciendo algo más activo usando el inglés.

Lo que sí me gusta es ayudarlos si tienen dudas en la pronunciación o les cuesta alguna palabra, les enseño a pronunciarla o formas de representarla para que les sea más fácil su pronunciación y técnicas para intuir como leer inglés mejor, además de libros que usamos para niños ingleses especialmente orientados a esa labor de asociar sonidos con combinaciones de vocales complejas casi impredecibles de leer para ellos también.

 

RESULTADOS

 

Mis clases puede que no se reflejen en sus notas de clase inmediatamente, pero sí en su autoestima y sus ganas de aprender inglés irán en aumento, pues de repente se darán cuenta de que pueden contestar en clase sin miedo a equivocarse, se vuelven más seguros de sí mismos en ese sentido, me gustaría pensar además que no solo en inglés.

 

De hecho uno de mis alumnos suspendió un examen al mes o así de estar dando clases de inglés, pero desde entonces ha ido subiendo al 7, al 9 y hasta el 10. Pero en mis clases lo esencial es que me entiendan y les guste la materia. Después de eso ya le pondrán más empeño en clase y participarán y así sacarán mejores notas por sí mismos.

 

Aquí un ejemplo al azar de hoy 30/06/19.

Mientras escribía esto me he acordado que tengo unos padres que casi nunca me dicen las notas de los exámenes de inglés, así que ahora mismo le he preguntado para ver como habían salido. Martín se ha incorporado en Mayo de este curso.

65418584_276294233209514_133998981020647424_n

 

También cabe enfatizar que no todos somos iguales y que hay muchos tipos de inteligencia, y muchos modos de aprendizaje, algunos los pillan al vuelo pero se les olvida pronto, a otros les lleva más tiempo pero se quedan con la información para siempre. No todo el mundo es un crack para los idiomas igual que no todo el mundo lo es para las matemáticas o la química. Pero yo parto de la idea de que todos son un crack en hablar en inglés y ni me desanimo ni les desanimo.

 

Además, aprender un idioma es una habilidad innata. Si hubieran nacido en Inglaterra hablarían inglés igual que ahora hablan español, y sin embargo nadie duda de su habilidad para aprender español u andar. ¿O sí?. Lingüísticamente hablando, lo que sí expira es la habilidad de hablarlo como un nativo a partir de los 16 años, sólo en cuestión de pronunciación y distinción de fonemas más complejos. Por eso con frecuencia me llevo a mi niño inglés a mis clases, para que los escuchen de primera mano y los adopten del tirón.

 

Y con ese principio van orientadas mis clases, a exponerlos al mayor tipo de vocabulario y expresiones similares para decir lo mismo en inglés, para que ellos lo vayan asimilando como lo haría de forma natural un nativo.

 

De todos modos, por lo general los padres de mis alumnos ven mucha mejoría en cuestión de un mes o dos. Mi hija, de padre nativo inglés, ahora, a sus casi tres años empieza a hacer frases cortas o sencillas en ambos idiomas. Para vuestros hijos… será lo mismo. Primero será mucha observación, mucho escuchar, mucho leer, mucha asociación de ideas y conceptos,  acciones, causa y efecto, etc. Y todo ese trabajo que hacemos en la clase repitiendo y describiendo toooooodo lo que hago y hacemos en inglés, aunque no se vea de la noche a la mañana se va interiorizando como en un nativo de ese idioma, y se queda ahí a través de la repetición continuada de las acciones que hacemos, repitiendo juegos, repitiendo frases, repitiendo causa y efecto. Sólo así se aprende un idioma realmente.

 

Pero eso sí, una vez integrado, ahí se les queda para siempre. Así como su facilidad para usarlo. Al igual que un nativo, inicialmente ya tienen lo básico para pedir lo que quieren en plan indio, a veces con monosílabos a veces con expresiones cortas aprendidas. Eso sí, lo entienden cais todo y saben cuando estamos hablando de ellos, por lo tanto tiene que tener mucho almacenado dentro. Los conceptos más complejos como “si no haces tal no hay …” o las explicaciones sobre el por qué no se puede hacer tal o cual ya le cuesta más (muy a mi pesar ;)) .

 

Mi alumna más antigua (llevamos ya más de tres cursos) ya entiende sus libros de Ciencias Naturales y Sociales por sí misma, y los de inglés sin problema alguno, y todo con una clase de 45 minutos a la semana. Estoy súper orgullosa de ellam además lee inglés mejor que mi hijo nativo de su edad, también escribe mejor, pues mi hijo escribe cómo le suena, pero ella ha estado expuesta a la grafía de esas palabras desde el principio.

 

Aclaro y repito, lo mío no son clases de gramática ni de repaso, ni tampoco están orientadas exclusivamente a obtener un título en inglés. Eso sí, aprender inglés van a aprenderlo en profundidad, pero sobre todo, van a tener oportunidad de practicarlo, que es lo que hace la diferencia entre hablar un idioma y no hablarlo. Yo motivo a mis alumnos a hablar o responderme en inglés cuando jugamos… a formular sus frases sencillas, pero correctas y útiles. Esas serán las que les darán luego la seguridad para saberse entendidos en el idioma y luego aplicarlas en cualquier situación. 

 

Los niños se divierten y se entretienen, los adolescentes pasan un buen rato y salen empoderados de mis clases hasta como para participar en clase de inglés de la noche a la mañana sin miedo alguno, y en general, yo también me lo paso estupendamente disfrutando de la oportunidad de conocer a cada uno de ellos y ver su progreso.

 

Mi trato cercano les hace sentir como en casa y las clases no se limitan sólo a la casa; podemos merendar en inglés, podemos salir al supermercado o al parque, hacer una sesión de cine, preparar palomitas, jugar con pistolas de agua o al escondite para que practiquen todo tipo de vocabulario, éste último muy útil para aprender números del 1 al 20 y todas las preposiciones básicas. Mis materiales didácticos son esencialmente juegos de mesa, encontrar las diferencias, flash cards, juegos de memoria, puzzless, etc. También usamos el ordenador y vemos vídeos en inglés, traducimos sus canciones preferidas y leemos para que vayan asociando la grafía con la pronunciación de cada palabra. 

Anuncios